COMUNICADO. CARTA DEL PRESIDENTE DEL TROPS MÁLAGA

7 Abr. 2020     Actualidad     Redacción

Parece claro que entre los clubes de Balonmano españoles, no hay conflicto en reconocer y compartir que la protección de la salud es, ahora mismo, lo prioritario, por delante de la competición deportiva e intereses de unos frente a otros.

También debería haber unanimidad y consenso en que sea cual sea la forma y finalización que le den a la presente Liga, ésta debería contener criterios de justicia e igual. Y estos principios difícilmente se darán si no se cumplen las condiciones con las que arrancaron las competiciones, con un calendario completado y la disputa de todos los puntos y en todas las canchas en las que se debería haber jugado.

En cambio, algún club traslada la opinión de todo lo contrario. Que sería injusto acabar la Liga tal y como está y llega a calificar de “desastroso” que no hubiera ascensos ni descensos. No debería haber consecuencias en una competición en la faltan por jugar 9 partidos a unos, y 10 a otros, por disputar 18 ó 20 puntos y donde falta por visitar muchas canchas deportivas y donde hay clubes con calendarios diferentes a otros, más partidos en casa o al contrario.

Desde nuestro club, la opinión es clara y entendemos que ajustada a derecho. En una competición que, a priori, no se puede finalizar, en la que no existen todas las garantías y condiciones de igualdad para todos los clubes, no puede ni debe tener consecuencias deportivas. Lo contrario, sí que sería injusto, toda vez que se estaría alterando las condiciones aceptadas por todas las partes a origen de la misma. La fotografía de la clasificación en la División de Honor Plata, la segunda categoría del balonmano nacional, no tendría nada que ver con la foto final. Queda por disputase el 30% de la competición. Sin ir más lejos, las posiciones en la tabla han ido cambiando jornada tras jornada. Un equipo ha podido encontrarse abajo en la clasificación y en la jornada siguiente, en media tabla; y en dos jornadas, en fase de ascenso. Con una Liga tan igualada, con tanta incertidumbre y tan disputada, sería un error mayúsculo e indebido finalizarla con premios o castigos a falta de tantos puntos por disputar.

En opinión del Trops Málaga Balonmano y en el mío en particular, por las fechas que corren y por sentido común, la finalización de la competición deviene complicada, por no decir imposible, por los siguientes motivos:

1.- Incertidumbre absoluta en la posible fecha de reanudación. En el mejor de los escenarios, una vez perdida la posibilidad de abril, el mes de mayo pasará también sin disputa, toda vez que los deportes de competición requieren unas mínimas garantías y estado físico, aconsejables por cualquier médico y preparador físico, y las plantillas necesitan y están obligadas, para evitar lesiones musculares, a un tiempo de, al menos, tres semanas de pretemporada. No olvidemos que los jugadores están encerrados en sus domicilios sin apenas actividad y con pérdidas o aumentos de peso, en algunos casos, llamativos.

2.- La igualdad también debe darse entre los clubes y en las condiciones para entrenar con todas las garantías. En el caso del Trops Málaga, como es notorio y conocido, no solo tiene cerrada sus instalaciones de entrenamiento habituales, la Ciudad Deportiva de Carranque, sino que, además, se ha construido un hospital de urgencia en las mismas, sin que podamos saber hasta cuándo podremos contar con el pabellón y el gimnasio para entrenar y disputar los partidos.

3.- En este escenario, más que probable, llegaríamos a junio. Ya debería haber terminado la competición, según el calendario oficial con el que arrancó y, por tanto, nos encontraremos con las siguientes situaciones:

a) Jugadores sin contrato o finalizado su compromiso con el club.

b) Contratos de alquiler finalizados y con obligación de abandonar los mismos o, igualmente, residencias donde viven algunos jugadores que cierran sus puertas en el mes de junio hasta agosto o septiembre.

c) Caducan los visados de los jugadores extranjeros y no alcanza legalmente hasta fechas que superen el mes de mayo.

4.- No hay que olvidar que nuestra Liga, la División de Honor Plata, no es profesional y muchos jugadores trabajan en otras actividades o empresas. La mayoría de los equipos no podrían recuperar calendario jugando entre semana, máxime cuando existen viajes que superan las diez horas en autocar. Solo lo podrían hacer los fines de semana, como es la tónica habitual, lo cual hace imposible terminar la competición.

5.- Aumento de presupuesto. En el caso que se extendiera la competición más allá de mayo, los clubes tendrían que soportar un aumento de presupuesto con el que no se contaba a inicio de la Liga. Posiblemente, ascendería hasta un 20 por ciento. En este sentido, habría equipos que, sencillamente, no podrían soportar esta carga.

Si pese a todo lo expuesto, se decidiera continuar la competición y reanudarla en junio, sería la mayor adulteración deportiva que se haya vivido. Habría clubes que no contarían con todos sus jugadores, otros no tendrían donde entrenar ni jugar, algunos no contarían con los fondos para viajar, pagar dietas o liquidar los arbitrajes. Y sobre todo, no habría la igualdad de oportunidades y condiciones que debe imperar en cualquier competición. Eso sí que sería injusto.

Otra reflexión que desde el club queremos lanzar es que el debate quizá no debería centrarse tanto en lo deportivo y las consecuencias de ascensos o descensos, sino en la propia viabilidad económica y presupuestaria de la competición en sí. ¿Qué equipos podrán competir la próxima temporada con suficiente presupuesto para no desaparecer a mitad de campaña?, ¿Qué sentido tiene adulterar la competición con ascensos y descensos de una Liga sin terminar, cuándo habrá clubes que ni puedan arrancar la temporada 20-21? En nuestro club, estos días, con independencia de en qué categoría disputemos el año que viene, estamos analizando la viabilidad económica de la entidad, confirmando patrocinadores, analizando el alcance y existencia o no de ayudas públicas y apoyos institucionales, y qué recursos van a destinar al club. Ese será el escenario que nos vamos a encontrar, debido a la grave, y sin precedentes, crisis económica que nos espera.

Para terminar, desde el Trops Málaga Balonmano, hacemos un llamamiento, tanto a las federaciones –española como regionales–, como al resto de clubes para que, primero, ayudemos y protejamos a nuestros jugadores, dando por terminada la competición sin exponerlos a contagios o, en el mejor de los casos, a una lesión por la reanudación brusca de la competición, y segundo, ayudemos con generosidad, desde las federaciones y los propios clubes, a la viabilidad económica y logro de recursos de los equipos. Todos somos necesarios para poder competir la próxima campaña. Que no se llegue a suspender la Liga por insolvencia sobrevenida de varios de los equipos o se quede en una Liga de diez. Para esto es importante dar por finalizada la competición. Día que pasa sin hacerlo va en perjuicio de los propios clubes que debemos seguir destinando y soportando unos gastos estructurales innecesarios y sin consecuencias deportivas. Es preciso que todos los equipos podamos planificar y ahorrar de cara a la temporada próxima, sabiendo dónde estaremos y buscando los medios y recursos necesarios, también acreditándolos frente a la Federación, para darle a esta competición unas posibilidades que, de no ser así, no tendremos el año que viene.

Alberto Camas Jimena

Presidente Trops Málaga


Comparte :

*Utilizamos cookies de terceros no necesarias para la navegación, con finalidades analíticas y estadísticas. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. OK | Más información